El texting al volante multiplica por 6 las posibilidades de accidente

Abril 22, 2019

Cada vez estamos más concienciados sobre los peligros que conlleva utilizar el celular al volante en acciones como llamar por teléfono o enviar un mensaje de texto. Sin embargo, el celular no es la única (y peligrosa) fuente de distracción. Los sistemas de infoentretenimiento que incorporan los vehículos modernos también distraen en la conducción.

Distracciones al volante: Programar el navegador es tan peligroso como textear

La Asociación Automovilística Estadounidense (AAA), entre otras asociaciones, lleva un tiempo alertando sobre el peligro que supone el aumento de tecnología que incluyen los nuevos modelos de autos. Modelos donde las pantallas tienen cada vez más pulgadas, más botones y más funcionalidades.

Para la AAA, esta ‘sobreexposición tecnológica’ no hace más que distraer al conductor de lo realmente importante, que es la carretera. A pesar de que se cuenta con manos libres y comandos de voz para realizar diversas funciones, un estudio ha demostrado que hay tareas que distraen de forma preocupante a los conductores.

Los nuevos modelos permiten realizar acciones como revisar el correo electrónico, enviar mensajes o revisar redes sociales desde el vehículo, además de funciones del vehículo como controlar la calefacción o el aire acondicionado, entre otros.

El problema, es que los seres humanos somos sensibles a los estímulos externos y podemos distraernos muy fácilmente. Esto significa que si hay algo ajeno a la conducción que está reclamando nuestra atención (véase un mensaje de texto o una indicación del navegador), es muy probable que ‘desconectemos’ unos segundos de la tarea principal que es manejar.

En este sentido, la AAA, realizó un estudio para advertir del uso de estas nuevas tecnologías al volante. El objeto del estudio era conocer la demanda visual y cognitiva y el tiempo que dedicaban los conductores a realizar tareas como enviar un mensaje de texto, sintonizar la radio o introducir una dirección en el navegador.

Para ello hicieron pruebas en 30 nuevos modelos con esta tecnología integrada.

Las conclusiones son bastante significativas:

-Una de las más llamativas es que programar el navegador es la tarea más peligrosa que podemos hacer mientras estamos circulando. Eso se debe a que necesitamos dedicar una media de 40 segundos para completar esta tarea. 40 segundos en los que nuestra atención no se sitúa donde debería, por lo que corremos el riesgo de sufrir un accidente.

-Programar la radio (aunque no es recomendable en movimiento) es la acción menos peligrosa de las estudiadas

-Realizar llamadas o marcar números es más peligroso que programar la radio.

-De los modelos estudiados, el Tesla Model S 75 y el Ford Mustang GT resultaron los más demandantes de atención, y por tanto los más peligrosos en este sentido.

Por ese motivo, desde CarSync te recomendamos que, si tienes que utilizar el navegador, lo programes antes de ponerte en marcha para evitar distracciones. ¡Buenas rutas!