Pay As You Drive: Así será el seguro del futuro

Agosto 23, 2019

Durante una interesante conferencia, Wainmann ofreció detalles de su historia como emprendedor, dejando en evidencia cuáles fueron las claves que le llevaron al éxito y que todavía mantiene,

El negocio de las aseguradoras está viviendo un momento de inflexión que se va a ver potenciado en los próximos años. El sector de la movilidad está cambiando y con él (necesariamente) el de los seguros de autos.

Hoy día -y con más intensidad en los próximos años- los clientes exigen pólizas flexibles y personalizadas gracias a la tecnología telemática. ¿Cómo se adaptan a este cambio las aseguradoras? Sigue leyendo y conoce cómo van a ser los seguros del futuro.

Según el Informe Global sobre Automoción 2017 de la consultora KPMG, los autos serán «el primer entorno donde se fusionen el mundo real y el virtual gracias al desarrollo de los móviles, la nube y al Internet de las cosas». De hecho, se estima que un coche conectado generará más ingresos gracias a la venta de datos que 10 vehículos no conectados.

Esta afirmación nos da una pista de la profunda transformación que vive el sector. Esta transformación hacia una movilidad más tecnológica y conectada supone una amenaza (ya que la tecnología está relacionada con una menor siniestralidad), pero también una oportunidad para las aseguradoras.

Un giro hacia la personalización y la prevención

Gracias a la tecnología el modelo de seguro de auto esté variando desde un modelo rígido con planes cerrados (con mayor o menor cobertura) hacia un modelo de seguro por uso (o Pay as You Drive), donde se utiliza la tecnología para recopilar y analizar datos del vehículo y de su conductor (el cliente acepta compartir sus datos) a cambio de pólizas más ajustadas, descuentos o recompensas por buen manejo.

Esta transformación es algo muy positivo tanto para el cliente (que obtiene mejores precios y otras ventajas), como para las aseguradoras quienes, gracias a la tecnología, pueden optimizar sus procesos y acceder a información y recursos impensables hace apenas unos años.

El objetivo de las aseguradoras actuales debe ser ofrecer un servicio cada vez más personalizado, con precios ajustados a cada conductor (recompensando o castigando en función de si es un buen o mal conductor). Pero no solo eso, el papel de la aseguradora va a variar de forma muy interesante; van a reinventarse (y las que no lo hagan morirán) de forma que su papel no solo sea el de reparar daños, sino el de prevenirlos. Es decir, las aseguradoras podrán ayudar a prevenir accidentes en base a la gran cantidad de datos que recogerán de los autos conectados.

Recopilación y análisis de datos, la clave

Los seguros del futuro se basarán en la recolección de datos e información sobre el comportamiento del vehículo y el conductor y en algoritmos capaces de analizar todos estos datos y convertirla en información de valor para la aseguradora. Así se podrá delimitar el riesgo según datos reales y ofrecer precios de las primas más ajustados y personalizados, entre otras cosas.

Gracias a la telemática los seguros pueden medir cosas como:

  • Número de kilómetros que se realiza al año
  • Vías por las que circula un determinado vehículo (o una flota)
  • Horas a las que suele circular (por ejemplo si circula más de día o de noche)
  • Tipo de conducción que se realiza (si son trayectos cortos o largas distancias)
  • Si el manejo es brusco (con acelerones y frenazos, giros bruscos) o suave

Esta información permite a la compañía aseguradora fijar el precio de la prima o establecer recompensas de manera variable. Un ejemplo, la compañía podría recompensarte por logros como respetar los límites de velocidad o haber manejado de forma correcta. Así, el conductor puede acceder a un servicio donde se paga de forma más justa. Los mejores conductores (al suponer un menor riesgo para la aseguradora) pagarán menos, mientras que los conductores más irresponsables pagarán más.

El ‘boom’ de los seguros por uso

Muchas compañías de seguros ya ofrecen pólizas de pago por uso y millones de clientes en el mundo han sido pioneros de este tipo de servicios, pero el gran ‘boom’ vendrá en los próximos años. Según la consultora Ptolemus, en 2020 casi 100 millones de vehículos tendrán pólizas telemáticas o seguros conectados y en 2030 se llegará al 50% en todo el mundo.

Un ‘win-win’ para los conductores

Desde el punto de vista de los conductores, las ventajas de este tipo de seguros de pago por uso no solo tienen que ver con los descuentos monetarios, sino también con otras ventajas de valor agregado como ayudarles a conocer cómo es su conducción y a mejorarla para prevenir accidentes y ser mejores conductores.

Para conocer la valoración de conductores que ya han podido probar este nuevo tipo de seguros, se realizó el Willis Towers Watson’s 2017 UBI Consumer Survey con más de 1,000 consumidores en Estados Unidos. De él se extrajeron interesantes conclusiones como las que aparecen en el siguiente gráfico en las que los conductores valoran las razones por las que están satisfechos con este servicio:

seguros de auto por uso - CarSync Drive

Tu auto conectado con CarSync Drive

Tras toda esta información, es más que evidente que aquellas personas que cuenten con un auto conectado a Internet (y por tanto sean capaces de emitir y recibir datos) podrán disfrutar de grandes ventajas, entre otras cosas por la posibilidad de acceder a seguros de pago por uso, ya que la telemática es el gran aliado para este tipo de seguros.

Desde CarSync llevamos años apostando por la tecnología telemática como una tecnología clave para mejorar la satisfacción y la seguridad de nuestros clientes. Con CarSync Drive cualquier auto puede convertirse en un auto conectado gracias a la sencilla instalación de nuestro dispositivo que recoge información del vehículo y ayuda a su propietario a beneficiarse de tener un auto conectado.

Con CarSync Drive disfrutarás de la App de Auto Conectado más avanzada de América Latina y darás un paso adelante hacia el futuro, siendo uno de los pioneros en beneficiarse de la tecnología que está cambiando el mundo. ¿Qué esperas?